Sobre el buen uso de la tecnología

De entre las que tienen una actividad significativa (una sede abierta de forma más o menos permanente, personal contratado, etc.), muy pocas ONL disponen de personas dedicadas a tareas de mantenimiento informático o a otros temas relacionados con las TIC. Algunas optan por externalizar esta función contratando un servicio especializado; otras, simplemente, cuentan con voluntarios o conocidos que, con más o menos regularidad, les echan un cabo.

Así pues, tanto por la indisponibilidad de las personas con los conocimientos necesarios como por la tradicional carencia de recursos para hacer frente a gastos de estructura (entre ellas, la adquisición y renovación del material informático), es muy recomendable que los miembros de las ONL tengan incorporadas buenas prácticas en el uso cotidiano de las herramientas tecnológicas, especialmente del ordenador.

En este sentido es importante que todo el mundo haga los esfuerzos necesarios con tal de lograr la formación oportuna, cada cual desde su posición: las organizaciones facilitando el acceso a la misma a sus profesionales y éstos poniendo el máximo interés.

Las ventajas son claras: una mejor formaci√≥n y, por lo tanto, un mejor uso, provocan una reducci√≥n del n√ļmero de incidencias, la cual, autom√°ticamente, supone una disminuci√≥n de los tiempos de inactividad y de los costes de mantenimiento. A la vez, genera un incremento de la satisfacci√≥n de la persona, tanto por la eliminaci√≥n de la desaz√≥n que supone el no entender por-qu√©-el ordenador-no-hace-lo-que-yo-creo-que-tendr√≠a-que-hacer o por-qu√©-se-cuelga-si-yo-no-he-hecho-nada, como por la posibilidad de sacarle m√°s rendimiento. Esto √ļltimo, adem√°s, es un beneficio compartido por la persona (que podr√° aplicar el conocimiento en cualquier escenario) y por la organizaci√≥n (que ver√° como crece, en t√©rminos generales, el valor del trabajo realizado).

Todo lo que he dicho en el párrafo anterior es aplicable a cualquier organización, no sólo a una ONL, pero en el caso de éstas el impacto del uso correcto y eficiente de la tecnología en general y de los ordenadores en particular puede ser mucho más significativo.

TecnolONGia tratará de aportar su granito de arena para facilitar conocimientos, herramientas, sugerencias y todo lo que haga falta para contribuir a difundir las buenas prácticas tecnológicas entre los profesionales de las ONL, entendiendo que el objetivo no es convertirles en ingenieros informáticos, sino, simplemente, dotarles de recursos y habilidades que potencien su autonomía y la calidad de su trabajo.

Deja un comentario