Facebook, Twitter, Youtube… ¬Ņy qu√© m√°s?

Logos web 2.0

A pesar de que las herramientas que configuran el mundo de la web 2.0 son en general sencillas de usar, cuando una entidad se plantea incorporarlas a su estrategia de comunicaci√≥n no es extra√Īo que aparezcan dudas. A continuaci√≥n reproduzco algunas de las preguntas que me formularon los participantes en el curso que impart√≠ la semana pasada en la escuela de la Fundaci√≥n Luis Vives… y los intentos de darles respuesta. ;-)

* Blogs, microblogs, redes sociales generalistas, redes sociales tem√°ticas, canales de v√≠deo, √°lbumes de fotos, etc. Es imposible abarcarlo todo. ¬ŅC√≥mo lo debemos hacer?

Poco a poco. No todos los canales nos ser√°n necesariamente de utilidad. Conozc√°moslos cada uno de ellos. Imaginemos los usos que les podemos dar. Conozcamos lo que han hecho otras entidades. Tengamos presente el esfuerzo de mantenimiento y actualizaci√≥n que nos supondr√° cada uno. Reutilicemos los contenidos a diferentes canales adapt√°ndolos en funci√≥n de los p√ļblicos y del registro expresivo. Dise√Īemos un plan de trabajo para avanzar progresivamente a medida que tengamos consolidados los pasos anteriores.

* Hay muchas redes sociales, muchos lugares en los que publicar v√≠deos, etc. En general, para una misma funci√≥n tenemos diferentes opciones. ¬ŅTenemos que estar en todas partes?

Desde el punto de vista de la comunicaci√≥n, la presencia en canales parecidos se puede justificar por el acceso a p√ļblicos complementarios. Por ejemplo, Facebook y Tuenti. Si podemos valorar que las personas con quienes nos podremos relacionar son en t√©rminos generales las mismas, posiblemente no generaremos el valor a√Īadido suficiente como para justificar la dedicaci√≥n de recursos a las dos redes. Sin embargo, si los colectivos var√≠an, entonces quiz√°s s√≠. O quiz√°s har√° falta ver qu√© plataforma nos permite estar m√°s cerca de las personas que pueden tener m√°s inter√©s en nuestra misi√≥n y, en este sentido, descartar la otra. O, incluso, observando la posibilidad de conectar con grupos diferentes ser√° necesario establecer una estrategia de presencia y de relaci√≥n diferente para cada red.

Desde el punto de vista de las herramientas, el razonamiento es similar. Por ejemplo, ¬ŅYoutube, Vimeo, BlipTV u otro? Aun cuando siempre tenemos la opci√≥n de mostrar los v√≠deos de estos canales en nuestro web o blog y por lo tanto esta consideraci√≥n se relativiza, Youtube probablemente nos ofrece un valor a√Īadido en cuanto al n√ļmero de personas que lo visitan habitualmente. Las herramientas de relaci√≥n y recomendaci√≥n de contenidos del propio sitio pueden generar un tr√°fico a nuestros v√≠deos complementario al que podemos conseguir por iniciativa propia. Sin embargo, cabe tener en cuenta, por ejemplo, que si no queremos contratar un servicio de pago, Youtube limita a 10 minutos la duraci√≥n m√°xima de un v√≠deo. Quiz√°s en algunos casos, pues, podemos complementar el uso de este recurso con alguno de los otros que no nos ponen esta limitaci√≥n.

Deja un comentario