La estrategia TIC en las ONL

La semana pasada se celebró en Madrid el 1er Congreso de Software del Tercer Sector. Os dejo a continuación la presentación que utilicé en la mesa redonda inaugural, junto a unas notas complementarias que pretenden facilitar la comprensión de las diapositivas.



2. Hace 5 a√Īos, en el feliz 2007 -cuando la crisis era a lo sumo una leve desaceleraci√≥n-, tratamos de evaluar por primera vez en qu√© situacion se encontraban las ONL en relaci√≥n a las TIC. Eran tiempos de vacas gordas y el tercer sector ven√≠a de una etapa de crecimiento en todos los frentes: actividad, recursos… lo que a su vez supon√≠a una mayor capacidad de influencia social en relaci√≥n a las d√©cadas precedentes.

3. Simplificando, veíamos dos tipos -o niveles- de organizaciones:

- Las que usaban las TIC en un nivel muy b√°sico (ordenadores, ofim√°tica b√°sica, acceso a Internet, correo y poco m√°s), incluso en casos en los que contaban con aulas de formaci√≥n TIC ‚Äď inclusi√≥n digital. En estas organizaciones la adopci√≥n de las TIC se produc√≠a por su disponibilidad m√°s que por una intenci√≥n concreta.

- Las que contaban con algunas herramientas de gestión interna y/o que empezaban a mostrarse y a actuar en Internet, a trabajar colaborativamente apoyándose en ella, etc. En este segundo grupo la intencionalidad se manifestaba de un modo más claro, aunque no necesariamente.

4. Al preguntarnos por las dificultades con las que se encontraban las ONL para la adopción de las TIC, veíamos dos grandes grupos de razones: la falta de conocimiento (para aprovechar las TIC disponibles o para tomar buenas decisiones en el proceso de adquisición) y la falta de recursos (económicos).

5. Y conclu√≠amos: “Vivimos en la era de las TIC, que se hacen presentes con facilidad en la cotidianidad del sector, pero a pesar de la presencia de aulas, ordenadores e Internet, las TIC tienen a menudo un rol anecd√≥tico m√°s all√° de sus usos evidentes”.

6. Lo que nos llevaba a proponer la siguiente visi√≥n: “Necesitamos a las TIC integradas en la planificaci√≥n estrat√©gica de las entidades, en el coraz√≥n de cada proyecto, proceso y actividad, contribuyendo a un mayor y mejor cumplimiento de la misi√≥n y de los objetivos de cada organizaci√≥n”.

[Paréntesis] De alguna manera, esta frase está intrínsecamente relacionada con la razón de ser de este blog y a su vez describe lo que intento lograr profesionalmente con las ONL con las que trabajo. [Fin del paréntesis]

7. Cinco a√Īos despu√©s, me ha parecido oportuno revisar y poner al d√≠a aquellas consideraciones. Igual ahora como entonces, las observaciones formuladas tratan de responder al t√©rmino medio del sector y, por supuesto, todos conoceremos entidades que escapan por encima o por debajo a este retrato. Sobra decir que el contexto ha cambiado. Sin embargo, ¬Ņha afectado la crisis al proceso de adopci√≥n de las TIC en las ONL?

8. En el paquete de activos tecnol√≥gicos que podr√≠amos considerar b√°sicos, aparte de los ya citados podr√≠amos incluir otros como: web bajo dominio propio con gestor de contenidos o presencia en redes sociales, por citar dos ejemplos. Tambi√©n me atrever√≠a a incluir en este grupo a los smartphones, cuesti√≥n de d√≠as… En este sentido, pues, podr√≠amos considerar un cierto grado de avance.

Sin embargo, la que en aquel momento era una apuesta de futuro, hoy se convierte en una necesidad acuciante de presente: en general, las entidades del tercer sector siguen sin considerar la adopción y el uso de las TIC desde una perspectiva estratégica.

9-12. La adopci√≥n de tecnolog√≠a se realiza en base a necesidades operativas evidentes (no puedo trabajar sin ordenador / sin smartphone) o en base a impactos perseguidos en el corto plazo (necesitamos una web ‚Äďcomo sea, da igual- para tener presencia en internet YA / necesitamos un CRM para recaudar fondos YA).

13. Insisto en el ejemplo de los smartphones. Muchas organizaciones los han repartido entre sus directivos, en algunos casos entre sus t√©cnicos… para poder consultar el correo en cualquier momento y poco m√°s (alguien tuitea y eso, s√≠). ¬ŅCu√°ntas organizaciones han hecho un an√°lisis serio del potencial que les puede aportar el uso generalizado de terminales m√≥viles, m√°s all√° de leer el correo? ¬ŅCu√°ntos miles de apps existen orientadas a mejorar el acceso a la informaci√≥n, a la gesti√≥n eficiente de datos, al trabajo colectivo, etc.? ¬ŅCu√°ntas de ellas son, ya no digo utilizadas, sino simplemente conocidas por las organizaciones, han sido instaladas y se ha dado formaci√≥n sobre las mismas?

Me permito aclarar, por si alguien todavía tiene recelos sobre el tema, que no se trata, por supuesto, de coleccionar apps sin ton ni son, sino de aprovechar en beneficio de nuestras misiones respectivas los recursos que tenemos a nuestro alcance.

14. Por tanto, permit√°monos recordar la invitaci√≥n a reservar una parte de nuestro tiempo para elaborar con visi√≥n transversal y de futuro, el plan de adopci√≥n y usos de la tecnolog√≠a en cada organizaci√≥n. Que no va a ser igual en todos los casos, porque no tiene los mismos recursos ni las mismas necesidades una organizaci√≥n convencial estructurada que una peque√Īa entidad basada estrictamente en voluntariado que un movimiento social informal… Lo que s√≠ tienen en com√ļn son dos cosas: la disponibilidad de tecnolog√≠a a su alcance y la capacidad de esa tecnolog√≠a de aportar valor en cada organizaci√≥n.

15.¬† Dec√≠amos en 2007 que los dos mayores obst√°culos a la adopci√≥n de tecnolog√≠a eran la falta de conocimiento y de recursos. ¬ŅEn qu√© nivel estamos hoy en relaci√≥n a ambos temas?

16. En cuanto al conocimiento, ya no deber√≠amos considerarlo un obst√°culo estructural. Probablemente muchas organizaciones sigan sin contar, y es normal que sea as√≠, con especialistas internos en la materia. Pero la oferta formativa especialmente pensada para el sector ha aumentado considerablemente (ven√≠amos de casi cero), las fuentes disponibles en internet para mantenernos al d√≠a son hoy incontables (en ese sentido, animaros a leer e investigar m√°s all√° de nuestras fronteras) e incluso la disponibilidad de servicios profesionales orientados preferentemente a ONG es muy superior a la de entonces (¬Ņos acord√°is cu√°ndo hablabais con un proveedor y os pasabais horas para explicarle que una ONG no tiene clientes?). As√≠ pues, el conocimiento, lo tengamos o no en casa, deber√≠a dejar de ser un obst√°culo.

17. Y los recursos… ¬°Ah, los recursos! Hablar de dinero para financiar tecnolog√≠a enmedio de esta crisis que nos obliga a cerrar programas de atenci√≥n a los que m√°s la est√°n sufriendo, sea aqu√≠ o en el sur, puede sonar a frivolidad. Sin embargo…

18. A cada organización le corresponde determinar sus prioridades, pero observamos como hay organizaciones que están invirtiendo en TIC ahora mismo.

- Algunas porque se dan cuenta de que con tecnología podrán hacer más eficiente el trabajo de sus equipos y, a medio plazo, sustituir costes indirectos no productivos (administrativos, etc.) por costes misionales, es decir, menos papeles y más atención a las personas. Lástima que no lo hubierámos hecho cuando las cosas iban bien, sin las prisas que ahora tenemos.

- Otras apuestan por tecnolog√≠a como elemento de apoyo a los procesos de captaci√≥n de fondos. ¬°Los famosos CRM! ¬ŅAlguien no ha o√≠do hablar de CRM? Una vez m√°s, es una pena que muchas ONG no hayan (re)descubierto hasta ahora el valor de estar cerca de la ciudadan√≠a, de trabajar con su complicidad, de fundar la legitimidad de sus misiones en el apoyo declarado de la gente…

En cualquier caso, lo que queríamos hacer notar es que AHORA, por unas u otras razones, hay organizaciones inviertiendo en TIC.

- Por supuesto, habr√° muchas otras entidades que no dispondr√°n de esos recursos para invertir. Ya no los ten√≠an antes, menos ahora. ¬ŅSoluciones para esas organizaciones? ¬°Trabajar juntas! En otros foros y momentos hemos reivindicado repetidamente la necesidad de que las ONG articulen, por ejemplo, agendas sectoriales de comunicaci√≥n para tener mayor incidencia y hacerse menos la competencia. En el campo TIC tambi√©n es posible aplicarlo. ¬ŅPor qu√© no pensar conjuntamente cu√°les son nuestros retos tecnol√≥gicos y afrontarlos colectivamente?

19. Ya a principios de 2009 escrib√≠ un post titulado En tiempos de crisis, herramientas compartidas. En aquel momento sonde√© la posibilidad de que algunas ONG que trabajaban en el campo de la inserci√≥n laboral de personas en riesgo de exclusi√≥n social desarrollaran conjuntamente una soluci√≥n de gesti√≥n de esos procesos. Todas hac√≠an ‚Äďprobablemente todav√≠a hacen- lo mismo, pero cada una se buscaba la vida para resolver la informatizaci√≥n del tema. ¬°Terrible!

[Paréntesis] Aprovecho para presentaros un proyecto que va en esta dirección, del que os hablaré con más detalle en el próximo artículo: #SinergiaCRM. [Fin del paréntesis]

20-23.  Conclusiones en cuatro líneas:

- Las ONL, a pesar de la crisis, siguen incorporando recursos TIC regularmente…

- aunque podr√≠an hacerlo desde una perspectiva mucho m√°s estrat√©gica…

- aprovechando todo el conocimiento a su alcance (que no es poco)

- e invirtiendo (no gastando) con voluntad misional y con visión de sector.

Un apunte final respecto del evento. Mi visión particular al respecto es que, viendo la concurrida asistencia al mismo y conociendo de otras iniciativas y colectivos que tratan de crear espacios similares de encuentro en los que difundir conocimiento y buenas prácticas en relación al uso de las TIC en las ONL, se impone la necesidad de aglutinar esfuerzos y crear un punto de referencia anual alrededor de este eje temático. Creo que ya hay varias mentes dándole vueltas al tema, cosa de la que me alegro.

1 comentario en “La estrategia TIC en las ONL”

  1. José Fraile del Hoyo ha dicho:

    09 Oct 12 - 0:11

    Gran An√°lisis, Jaume. Ahora hay que seguir avanzando y tus palabras, nos dan un amplio e ilusionante futuro al q dirigirnos. Siempre habr√° entidades y personas q muestren a las dem√°s un camino posible en momentos de dificultades.
    Pero ahora los tenemos identificados, porque estuvieron muchos en el #software3sector.
    Esa es nuestra ventaja con respecto al 2007. Tambi√©n la crisis, y la b√ļsqueda de una nueva identidad. Todo lo q nos ayude a cambiar debemos usarlo a nuestro favor.
    También vi un peligro, el seguir cada uno por nuestro lado. Pero esto se soluciona reforzando el papel de este evento, y el de otros espacios similares.


Deja un comentario