TecnolONGia es Creative Commons… por ahora

Nota previa: no soy jurista y, a pesar de que trato de ser cuidadoso con el lenguaje, es posible que exista alguna imprecisión formal en el siguiente texto. ¡Sed indulgentes! ;-) Igualmente, si queréis profundizar con rigor en este tema, en Internet hay abundante bibliografía disponible. Me ha gustado recientemente, por su tono didáctico, el artículo El copyleft es copyright de Ismael Peña.

Finalmente he tachado una de las tareas que tenía en la lista de cosas por hacer en el blog. Desde hace unos días podéis ver en la columna de la derecha la misma imagen que ilustra este artículo y que resume el tipo de licencia bajo la cual se publican los contenidos de este blog.

Por defecto, en nuestro ordenamiento jurídico, si no se indica lo contrario, toda obra publicada está sujeta a derechos de autor (copyright), es decir, que nadie puede hacer nada con aquella obra sin autorización explícita del autor.

Alternativamente, cuando una obra queda libre de derechos se dice que pertenece al dominio público. Esto suele producirse por defecto a los 70 años de la muerte del autor. Sin embargo, hay personas que publican obras e indican explícitamente que las ceden al dominio público, renunciando a los derechos que en teoría poseen (por ejemplo, los blogs de Masticable o Francisco Polo). De todos modos, esta parece ser una práctica no reconocida jurídicamente, de forma que básicamente manifiesta la voluntad del autor de liberar su obra.

Ya hace unos cuantos años, y especialmente en el contexto de internet, que se han hecho populares las licencias Creative Commons. Estas licencias permiten que un autor autorice la reutilización de su obra bajo determinadas condiciones, sin necesidad de tener que pedírselo de forma explícita. Las diferentes condiciones las encontraréis explicadas con detalle en la propia web de Creative Commons.

En el caso concreto de este blog, he optado por una licencia del tipo Atribución / No comercial / Compartir igual, según la cual:

- Atribución: cualquier persona puede usar los contenidos de este blog siempre que cite su autoría.

En caso de querer reproducir íntegramente un artículo, aun cuando no es obligatorio, agradecería que la citación se hiciera en el encabezado del texto. Puestos a pedir, preferiría que las réplicas de los artículos se sustituyeran por la citación de un fragmento y el enlace hacia el contenido completo en este blog, pero, una vez más, lo dejo en vuestras manos.

- No comercial: cualquier persona puede usar los contenidos de este blog siempre que no obtenga por ello un beneficio económico. En este punto tengo mis dudas. Entiendo que no es lo mismo revender directamente los contenidos (por otro lado, hipótesis altamente improbable ;-) ) que aprovecharlos para preparar una charla (con citación) por la cual se recibirá una remuneración. Lo dejo aquí.

- Compartir igual: cualquier persona puede usar los contenidos de este blog siempre que la publicación de los potenciales contenidos derivados se haga bajo una licencia -como mínimo- igual de “permisiva” que ésta.

Tengo pendiente el debate conmigo mismo sobre si no sería mejor ir directamente al dominio público y no liar las cosas con condiciones y recondiciones, pero en tanto no lo concluya prefiero explicitar como mínimo la opción comentada y que, como es la intención habitual de este blog, ello pueda ayudar también a la reflexión en las entidades que lo leéis.

Deja un comentario