RSE, TIC, innovaci√≥n…

Una editorial especializada en RSE me propone una breve encuesta sobre TIC y RSE. A pesar de que escapa un poco de los contenidos típicos del blog, comparto con vosotros las cuatro ideas que sus preguntas me han sugerido. Confío que no les parecerá mal.

* ¬ŅC√≥mo ha evolucionado la brecha digital en Espa√Īa y a nivel internacional durante el √ļltimo a√Īo? ¬ŅDe qu√© manera ha influido la RSE en esta evoluci√≥n?

A pesar de que algunos indicadores tradicionales sobre la penetraci√≥n de la sociedad de la informaci√≥n (disponibilidad de equipos y terminales, acceso a la red, etc.) apuntan hacia el cierre de la brecha, es necesario tener presente que la tecnolog√≠a propone continuamente nuevos usos de las herramientas ya establecidas (nuevas funciones de los smartphones, tr√°mites online con certificados digitales, expansi√≥n de las redes sociales que integran m√ļltiples tecnolog√≠as con preponderancia del audiovisual, etc.).

Por lo tanto, la lucha contra la brecha digital no puede limitarse a la dotaci√≥n de infraestructuras (caso habitual tanto en pol√≠ticas p√ļblicas como en la RSE del sector de las TIC) sino que debe contemplar siempre la formaci√≥n, que debe ser continua y rigurosa para que ciudadanos y organizaciones incorporen los nuevos usos. En caso contrario, existir√° incluso la posibilidad de que colectivos aparentemente integrados digitalmente caigan del tren. Y no s√≥lo hablamos de personas, sino tambi√©n de organizaciones, incluidas las pymes.

En resumen, la velocidad de cambio de las TIC provoca que el riesgo de exclusión digital no sea ya patrimonio de los grupos más desfavorecidos.

* ¬ŅCu√°les son los frenos a la innovaci√≥n en relaci√≥n con la RSE y qu√© retos est√°n el horizonte?

En la medida en que la RSE no se convierta (y a√ļn no lo es) en un factor de diferenciaci√≥n entre empresas, √©stas optar√°n por cumplir ciertos est√°ndares comunes, pero dif√≠cilmente pensar√°n en clave de innovaci√≥n y a√ļn menos invertir√°n en ella.

Además, en un contexto de crisis económica el razonamiento inmediato a corto plazo puede llevar a congelar o incluso reducir las partidas destinadas a RSE. Paradójicamente, un escenario de crisis es ideal para que las empresas, más necesitadas que nunca de atraer la atención de los consumidores, apuesten por proyectos innovadores en RSE que les permitan proyectarse de un modo diferente y creíble ante ellos.

El reto consiste, pues, en que las empresas descubran que innovando en sus políticas RSE se hacen merecedoras de la confianza de sus diferentes grupos de interés y que éstos sean receptivos a dicha innovación premiando (con el consumo en el caso del mercado, con el reconocimiento en el caso de las ONG, etc.) las mejores iniciativas y las empresas que las promuevan.

Deja un comentario