El poder en manos de la ciudadanía. Casos prácticos (y III) y conclusiones

Tenía pendiente la tercera y última entrega de la serie dedicada a valorar la capacidad de las herramientas 2.0 y particularmente de las redes sociales para cambiar las reglas de juego entre los poderes clásicos (político, económico, mediático…) y la ciudadanía. En los dos primeros posts (primero, segundo) os propuse cinco casos prácticos. En este último os propongo uno más y añado algunas conclusiones.

6) Diputados británicos bajo lupa

Fecha: junio/julio 2009.

Síntesis: Tras años de disputas legales entre activistas pro-acceso a la información y la propia cámara, la primavera de 2009 el parlamento británico anunció la publicación parcial de la documentación relativa a los gastos reclamados por los diputados que necesitan disponer de una segunda residencia para el ejercicio de sus funciones. Una filtración permitió al Daily Telegraph disponer de los datos completos y descubrir varios casos de uso fraudulento de esta prerrogativa de los diputados. A continuación The Guardian digitalizó las 450.000 páginas y puso en marcha una webpublicándose en la prensa los hallazgos más destacados. a fin de que los ciudadanos pudieran colaborar en el análisis y la detección de más anomalías. Se llegaron a analizar prácticamente la mitad de las páginas, probablemente las más relevantes,

Consecuencias: Diputados dimitidos, diputados imputados penalmente por fraude, cambios legislativos sobre acceso a la información, cambios normativos sobre gastos reclamables, etc.

Observaciones: El crowdsourcing voluntario (externalización de una tarea compleja o voluminosa a fin de que sea realizada por una multitud) puede ser una herramienta muy potente para desarrollar determinadas acciones que ni los ordenadores ni un equipo profesional podrían hacer por razones de tiempo, de capacidad o de recursos económicos. Al parecer, es más fácil, en todos los sentidos, encontrar 27.000 investigadores (voluntarios) que analicen 10 páginas cada uno que no 10 investigadores (profesionales) que analicen 27.000 por barba. La colaboración se facilita probablemente porque no se trata de una simple adhesión, sino que cada ciudadano tiene la oportunidad de hacer su aportación individual, única y complementaria.

Conclusiones

– La actuación organizada y masiva de la ciudadanía a través de diferentes plataformas y aplicaciones disponibles en Internet (pre-existentes o creadas ad hoc) PUEDE provocar un impacto relevante y efectivo -con consecuencias concretas y cambios permanentes- sobre determinadas situaciones que en otros tiempos hubiera costado mucho más denunciar, combatir o transformar.

- Me reafirmo en la idea del PUEDE: que la acción sea posible no implica que siempre vaya a dar los frutos previstos y todavía menos que lo vaya a hacer de forma inmediata. Particularmente, cuando la lucha o la presión ciudadana hace falta que sea mantenida a largo plazo es importante diseñar estrategias sostenibles y evitar que la gran energía liberada inicialmente se desvanezca rápidamente.

- Pero del mismo modo que no podemos afirmar que Internet suponga automáticamente el triunfo definitivo de una democracia madura, no podemos dejar de reconocer que facilita el escrutinio de la acción pública de los grandes poderes: empresas, administraciones, medios de comunicación, etc. En los ejemplos descritos hay diferentes muestras de éxitos notables en diferentes contextos, con diferentes tipologías de intervención y con un abanico de efectos cualitativamente diversos.

- Así pues, creo que no es ningún delirio decir que sí, que en cierta medida nada despreciable la Internet que se ha formado a partir de la aparición de las herramientas colaborativas que denominamos 2.0 está suponiendo una transferencia de poder de los actores clásicos hacia la ciudadanía o, si os gusta más, un reequilibrio de fuerzas, donde la impunidad de los primeros, si bien todavía posible, cada vez es más difícil de mantener.

- Por esto considero fundamental que las organizaciones que hacen incidencia política, los movimientos sociales y, en general, toda la sociedad civil y la ciudadanía, tomen conciencia del valor que supone una Internet libre y neutral para la consolidación de una sociedad abierta, inclusiva y verdaderamente democrática.

1 comentario en “El poder en manos de la ciudadanía. Casos prácticos (y III) y conclusiones”

  1. masticable » Titulares ha dicho:

    10 Ago 10 - 15:16

    [...] El poder en manos de la ciudadanía. Casos prácticos (y III) y conclusiones de @jaume_albaiges http://www.tecnolongia.org/?p=1082〈=es [...]


Deja un comentario